estais aqui: salidas en barca

salidas en barca

Si desean unas vacaciones en barca diferentes a las que normalmente se pueden transcurrir en Cerdeña y prefieren los lugares apartados y todavía poco conocidos que es justo lo que esta tierra puede ofrecer, la costa occidental no les defraudará. Menos conocida que la popular Costa Smeralda o que el archipiélago de la Magdalena la costa oeste de la isla se encuentra todavía en estado salvaje y puro, lo que la hace fascinante. En los pueblos que hay en la costa el tiempo parece haberse parado: muy lejos del frenético tráfico de las grandes ciudades y de su tremenda contaminación aquí podrán respirar a pleno pulmón el aire puro de la costa.

El Sporting Hotel Stella Maris les propone diferentes soluciones para transcurrir una jornada en barca según sus exigencias y intereses. Las salidas son diarias, con barcos o con confortables balsas neumáticas de 9 metros (Tipo zodiacs).

Río Temo
Remontar un río en barca es una experiencia que en la isla solo puede hacerse en Bosa. El Temo es navegable desde su desembocadura hasta la iglesia de san Pietro extramuros, esto es unos 6 km. Esto ofrece la posibilidad de admirar la ciudad desde una perspectiva del todo inusual. A los largo del trayecto de encuentran las “conceries”, antiguos edificios destinados en el ‘700 a el curtido de la piel, estos edificios son un verdadero patrimonio de arquitectura industrial y caracterizan con su presencia la orilla izquierda del río. En la otra orilla se encuentran los palacios del ‘800 a reparo del barrio medieval de Sa Costa coronado con el castillo de Malaspina. Una vez superado el puente vecchio [viejo], construido en traquita Bosana y la catedral de la Immacolata se llega a la antigua iglesia de San Pietro extramuros, donde se hace una parada para visitar el edificio religioso más importante y conocido de Bosa, una de las muestras más antiguas del románico en Cerdeña.

Costa occidental
Desde la desembocadura del río se costea rumbo norte, hacia el promontorio de Capo Marargiu. En el primer tramo las verdes piscinas naturales a los pies de la colina de Sa Sea albergan una serie de sugestivos fiordos: Pogge de sos columbos, Pogge ‘e Padre e Cane Malu por citar los principales. Un poco mas adelante encontramos una pequeña cala enfrente de un islote ubicado al ingreso de la bahía conocida como Cala ‘e Moros [cala de los moros].
Prosiguiendo la navegación se llega a una porción de costa modelada por la continua erosión del mar. Sos pupos [los niños] regalando con sus escollos paisajes realmente extravagantes, la roca se presta para activar la imaginación proponiendo perfiles de antiguos dinosaurios, rapaces, pequeños elefantes… hasta llegar a la entrada de la bahía de cala Rapina.
Mas adelante encontramos las pequeña playas de S’abba drucche (agua dulce) y de Compoltittu las cuales regalan al pasajero con unas aguas de colores tropicales debidas al su poca profundidad y a sus blancas arenas.
A continuación nos encontraremos al abrigo del promontorio de Torre Argentina salpicado de pequeñas calas de rocas blancas y suaves que nos ofrecen maravillosos lugares de solitario relax. La excusión prosigue costeando la localidad Casa del Vento zona costera óptima gracias a su morfología para practicar el submarinismo y el snorkeling. Doblando un islote refugio de gaviotas y cormoranes nos aproximamos a la espléndida bahía de Porto Managu, ultimo tramo costero al cual se puede acceder por tierra. De aquí en adelante la geología de la costa y de las rocas sufren una neta metamorfosis, proponiendo al observador un magnifico paisaje dibujado de paredes imponentes llenas de irregularidades y fracturas en la roca traquitita y andesita generadas por la potente actividad volcánica que tuvo lugar hace millones de años. Todo este tramo de costa hasta el Alghero es además famoso por la posibilidad de ver algunas especies de mamíferos marinos hoy en día muy difíciles de encontrar. Doblaremos el cabo para visitar la famosa gruta, una visita en el corazón del macizo disfrutando de las imponentes estructuras creadas de la fuerza del las mareas en la base de las recortadas paredes donde es frecuente poder observar el raro Grifote gyps fulvus (buitre que hoy en día solo se observa en esta zona en toda Europa).

Isola Mal di Ventre
A una hora de navegación hacia el sur se llega a una de las más bellas y sugestivas islas menores de Cerdeña y de Italia, la Isola di Mal di Ventre. Hermosa y solitaria llamada también del malu entu (el mal viento, quizás refiriéndose al Mistral que sopla de manera impetuosa), se trata de un islote de poco más de un kilómetro cuadrado de extensión. Su punto más alto, el faro interno se encuentra a 18m respecto al nivel del mar. Junto con el risco llamado el Catalano es el único punto de tierra de cierta entidad a lo largo de la costa Oristanese. La Isola di Mal di Ventre, es un paraíso ambiental de extraña belleza: recubierta de machia mediterránea baja compuesta de estepas (cistus), lentisco, romero y tamarindos y sin ningún ser humano que la habite, esta únicamente poblada por tortugas, liebres y numerosos tipos de pájaros que nidifican en ella. Su excepcionalidad y gran valor natural ha hecho que este incluida en el Área de protección marina del Sinis. Se diferencia del resto de litorales vecinos porque esta constituida no solo de rocas calcáreas sino también de granito que al disgregarse en una época geológica hoy muy lejana ha formado unos fondos de cuarzo blanquísimo en la playa de Is Arrutas, Mari Ermi, Maimoni. El único testimonio de presencia humana en la isla son los restos de un nuraghe, cerca de “la cala del nuraghe” y de muros de hechos solamente con piedras de las cabañas que los pastores usaban durante el invierno para proteger sus rebaños en Cala dei Pastori. Por otra parte en Cala dei Relitto a menos de una milla de la playa se encuentra los restos de una nave de carga de posguerra que transportaba alimentos.

We use cookies to improve our website and your experience when using it. Cookies used for the essential operation of the site have already been set. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

I accept cookies from this site.